Vivian Maier

 

La historia de esta niñera que ahora ha impresionado al mundo con su fotografía, es la historia de una estadounidense de origen francés y austro-húngaro. Vivian Maier saltó entre Europa y los Estados Unidos antes de volver a Nueva York en 1951.

Vivian Maier

 

En 1956, Vivian Maier abandonó la costa este de Chicago, donde pasó la mayor parte de su vida trabajando como cuidadora de niños. En su tiempo libre, Vivian Maier tiraba fotos que escondía celosamente de los ojos de los demás. Tomando instantáneas a finales de 1990, Vivian Maier dejaría atrás un impresionante trabajo que comprende más de 100.000 negativos. Además, la pasión de Vivian Maier por documentar, se extendió a una serie de documentales caseros y grabaciones de audio.

Vivian Maier creó meticulosamente un catálogo de fantásticos e interesantes fragmentos de América, la demolición de monumentos históricos para nuevos desarrollos, las vidas invisibles de varios grupos de personas y los indigentes, así como algunos de los sitios más apreciados de Chicago.

Un espíritu libre, pero también un alma orgullosa, Vivian Maier se volvió pobre y fue finalmente salvada por tres de los niños que había cuidado antes en su vida. “Recuerdo con cariño a Maier como segunda madre” decía uno de ellos. Se juntaron y entre los tres pagaron un apartamento y tomaron lo mejor de su cuidado.

Sin saberlo, uno de los armarios de almacenamiento de Vivian Maier fue subastado, debido a pagos atrasados. En esos armarios de almacenamiento se extendía la gran mayoría de negativos que Vivian Maier escondió secretamente durante toda su vida.

El cuerpo masivo de trabajo de Vivian Maier saldría a la luz cuando en 2007 su trabajo fue descubierto en una casa local de subastas de segunda mano en el lado noroeste de Chicago. De allí, eventualmente impactaría al mundo y cambiaría la vida del hombre que defendió su trabajo y lo trajo al ojo público, John Maloof.

En la actualidad, el cuerpo de trabajo de Vivian Maier está siendo archivado y catalogado para el disfrute de otros y para las generaciones futuras. John Maloof está en el centro de este proyecto después de reconstruir la mayor parte del archivo de Vivian Maier, habiendo sido dispersado previamente a los varios compradores que atendían a esa subasta. Ahora, con casi el 90% de su archivo reconstruido, el trabajo de Vivian Maier es parte de un renacimiento en el interés por el arte de la Fotografía de Calle.

 

VIVIAN MAIER

Bueno, supongo que nada está destinado a durar para siempre. Tenemos que hacer espacio para otras personas. Es una rueda. Sigues adelante, tienes que ir hasta el final. Y luego alguien tiene la misma oportunidad de ir al final y así sucesivamente.” Vivian Maier.

 

Vivian Maier (1 de febrero de 1926 – 21 de abril de 2009), fue una fotógrafa callejera estadounidense. Nacida en la ciudad de Nueva York. Aunque nació en Estados Unidos, fue en Francia donde Vivian Maier pasó la mayor parte de su juventud.

Vivian Maier

 

Vivian Maier regresó a los Estados Unidos en 1951, donde encontró trabajo como niñera y cuidadora para el resto de su vida. Sin embargo, en su tiempo libre, Vivian Maier había comenzado a aventurarse en el arte de la fotografía.

Vivian Maier

 

Consecuentemente tomando fotos en el transcurso de cinco décadas, ella finalmente dejaría más de 100,000 negativos, la mayoría de ellos filmados en Chicago y Nueva York. Vivian se complacería en su devoción apasionada por documentar el mundo a su alrededor a través de películas caseras, grabaciones y colecciones, reuniendo una de las ventanas más fascinantes de la vida americana en la segunda mitad del siglo XX.

Vivian Maier

 

PRIMEROS AÑOS
Vivian Maier nació de madre francesa y padre austríaco en el Bronx de Nueva York. Los registros del censo, aunque son útiles, nos dan una imagen incompleta. Encontramos a Vivian Maier a la edad de cuatro años viviendo en NYC, sóla con su madre, junto con Jeanne Bertrand, un premiado fotógrafo de retratos, su padre ya estaba fuera de la imagen.

Registros posteriores muestran a Vivian Maier regresando a los Estados Unidos desde Francia en 1939 con su madre, Marie Maier. De nuevo en 1951 tenemos registros de su regreso posterior a su casa de Francia, esta vez sin embargo, sin su madre.

Cámara Kodak Brownie

 

En 1949, mientras vivía en Francia, Vivian Maier comenzó a jugar con sus primeras fotos. Su cámara era una modesta cámara de caja Kodak Brownie, una cámara amateur con sólo una velocidad de obturación, sin control de enfoque y sin dial de apertura, en formato de película 6 × 9. Todas sus inquietudes e intenciones fotográficas estaban a merced de esta débil máquina. En 1951, Vivian Maier vuelve a NY en el barco de vapor ‘De-Grass’, y se acomoda con una familia en Southampton como niñera.

Cámara Rolleiflex

 

En 1952, Vivian Maier compra una cámara Rolleiflex para cumplir su sueño. Es a partir de ese momento cuando el trabajo de Vivian Maier cambió dramáticamente. Comenzó a rodar con un formato cuadrado. La compra de la cámara Rolleiflex supuso un gran salto desde la cámara de caja amateur que utilizó por primera vez.

Su ojo había cambiado. Estaba capturando la espontaneidad de escenas callejeras con precisión que recuerdan a Henri-Cartier-Bresson, retratos callejeros evocadores como lo hacía Lisette Model y fantásticas composiciones similares a las de Andre Kertesz. 1952 fue el año en que el estilo clásico de Vivian Maier comenzó a tomar forma.

Ella permanece con esta familia la mayor parte de su estancia en Nueva York hasta 1956, cuando Vivian Maier hace su movimiento final a los suburbios de la orilla del norte de Chicago. Otra familia emplearía a Vivian Maier como niñera para sus tres hijos y se convertiría en su familia más cercana para el resto de su vida.

 

AÑOS DESPUÉS
En 1956, cuando Vivian Maier se trasladó a Chicago, ella disfrutó del lujo de un cuarto oscuro, así como un baño privado. Esto le permitió procesar sus propias impresiones y desarrollar sus propios rollos de película B & W.

Cuando los niños entraron a la edad adulta, el fin del empleo de Vivian Maier de esa primera familia de Chicago a principios de los años setenta la obligó a abandonar el desarrollo de su propia película. A medida que pasaba de una familia a otra, sus rollos de trabajo sin desenrollar y sin imprimir comenzaron a aumentar.

Cuarto de baño y cámaras de Vivian Maier

 

A la izquierda: el cuarto de baño de Vivian Maier, el cual tubo una doble función como cuarto oscuro también.

A la derecha: Algunas de las cámaras de Vivian Maier.

Fue alrededor de este tiempo cuando Vivian Maier decidió cambiar a la fotografía en color, rodando sobre todo Kodak Ektachrome película de 35 mm, utilizando una cámara Leica IIIc, y varias cámaras SLR. El trabajo de color tendría una ventaja que no había sido visible en el trabajo de Vivian Maier antes, y se hizo más abstracto a medida que pasaba el tiempo.

La gente comenzaba a desaparecer lentamente de sus fotos, para ser reemplazadas por objetos encontrados, periódicos y graffitis. Del mismo modo, su trabajo estaba mostrando una compulsión para guardar los artículos que encontraría en las latas de basura o acostado al lado de la acera. En la década de 1980 Vivian Maier se enfrentaría a otro desafío con su trabajo. El estrés financiero y la falta de estabilidad, volverían a poner su procesamiento en espera y el color en esos rollos Ektachrome comenzó a apilarse igualmente.

En algún momento entre finales de los años 90 y los primeros años del nuevo milenio, Vivian Maier dejó su cámara y guardó sus pertenencias en el almacén, mientras que ella trató de permanecer a flote. Rebotó de la falta de vivienda a un pequeño estudio, donde una familia para la que trabajaba ayudó a pagar.

Con medios escasos, las fotografías almacenadas se convirtieron en recuerdos perdidos, hasta que se vendieron por falta de pago de alquiler en el año 2007. Los negativos fueron subastados por la empresa de almacenamiento a RPN Sales quienes repartieron las cajas en una subasta mucho mayor a varios compradores incluyendo a John Maloof.

En 2008 Vivian Maier cayó sobre un trozo de hielo y se golpeó la cabeza en el centro de Chicago. Aunque se esperaba que se recuperara completamente, su salud empezó a deteriorarse, obligándola a entrar en un asilo de ancianos. Ella falleció poco tiempo después en abril de 2009, dejando atrás su inmenso archivo de trabajo.

 

VIDA PERSONAL
A menudo descrita como ‘Mary-Poppin’, Vivian Maier tenía la excentricidad de su lado como una niñera para tres niños que los crió como una madre. Comenzando en 1956, trabajando para una familia en un suburbio de clase alta de Chicago a lo largo de la orilla del lago Michigan, Vivian Maier tenía un gusto de la maternidad muy especial.

Por ejemplo llevaba a los niños en viajes a campos de fresa para recoger bayas. Encontrar una serpiente muerta en la acera y la llevarla a casa para mostrar a los niños como era. Organizar juegos con todos los niños en la calle, etc……Vivian Maier era un espíritu libre y seguía sus curiosidades dondequiera que la llevaran.

Vivian Maier

 

Habiendo dicho a otras que había aprendido el inglés de los teatros y de las obras de teatro, Vivian Maier fue actuado delante de sus ojos para que su cámara capturara los momentos más épicos. Vivian Maier tenía una historia siempre interesante. Su familia estaba completamente fuera de la misma. Muy temprano en su vida se convirtió en una persona muy distinta y singular, permaneciendo así el resto de su vida. Ella nunca se casó, no tuvo hijos, ni amigos muy cercanos que pudieran decir que la “conocían” a nivel personal.

Las fotos de Vivian Maier también revelan una afinidad por los pobres, posiblemente debido a un parentesco emocional que sentía con aquellos que luchaban por sobrevivir. Su sed de ser culta la llevó alrededor del mundo. En este punto sabemos de viajes a Canadá en 1951 y 1955, en 1957 a América del Sur, en 1959 a Europa, Oriente Medio y Asia, en 1960 a Florida, en 1965 viajaría a las islas del Caribe,……

Los relatos personales de personas que conocían a Vivian Maier son muy similares. Era excéntrica, fuerte, con las cosas muy claras, altamente intelectual e intensamente privada. Llevaba un sombrero flojo, un vestido largo, abrigo de lana y zapatos de hombre y caminaba con paso fuerte. Con una cámara alrededor de su cuello cada vez que salía de la casa, con la idea obsesiva de tomar fotos, pero nunca mostró sus fotos a nadie.

 

FOTOGRAFÍA
Todas las imágenes que encontrarás en su sitio web no son de impresiones hechas por Vivian Maier, sino de nuevos escaneos preparados a partir de los negativos de Vivian. Esto conduce naturalmente a la cuestión de la intención artística de la propia Vivian Maier. ¿Qué habría impreso Vivian Maier?. ¿Cómo lo habría hecho?. Estas son preocupaciones que siempre ha nestado presente y son la razón de máxima atención que John Maloof se ha dado en aprender los estilos que ella favorecía en su trabajo.

Se requería estudiar meticulosamente las impresiones que Vivian Maier había impreso, así como las muchas notas dadas a los laboratorios, con instrucciones muy claras sobre cómo imprimir y recortar, qué tipo de papel, qué acabado en el papel, etc.

Siempre que su trabajo ha sido exhibido, como para la exposición en el Centro Cultural de Chicago, esta información se tiene en cuenta para interpretar su trabajo lo más cerca posible de su proceso original.

 

HISTORIA DEL DESCUBRIMIENTO
Después de que John Maloof compró su primera casa y siguió una carrera en bienes raíces en 2005, comenzó a involucrarse más en la comunidad donde vivía. Se dedicó a la preservación histórica y finalmente se convirtió en el presidente de la sociedad histórica local en el lado noroeste de Chicago.

Dado que esta parte de la ciudad es a menudo ignorada, llegó a creer que al escribir un libro en el barrio podría trabajar para promover la conciencia de su encanto a menudo pasado por alto. Fue esta decisión de co-autor del libro Portage Park la que cambiaría su vida para siempre.

El editor requirió aproximadamente 220 fotos vintage de alta calidad del barrio para el libro. Para reunir suficientes imágenes para este proyecto, John Maloof y su coautor Daniel Pogorzelski, se vieron obligados a buscar en todas partes las fotografías antiguas lo suficientemente buenas para hacer trabajo. El resultado fue una búsqueda de un tesoro, de casi un año.

John Maloof en la subasta

 

Fue durante este proceso en el cual John Maloof visitó una casa de subastas local, RPN, para ver si por casualidad, tendrían cualquier material para su libro. Efectivamente, encontró una caja de negativos que representaba al Chicago de los años 60. Incapaz de conseguir una mirada cuidadosa en su contenido, él tomó una apuesta y compró la caja por alrededor 400 dolares.

Después de que él y su co-autor miraron a través de los negativos, no encontraron nada relevante para el proyecto, por lo que John Maloof decidió ponerlos en un armario hasta después de que el libro se completara.

Después de algún tiempo, revisó nuevamente los negativos y comenzó a escanearlos. Las imágenes que le llamaban la atención eran de naturaleza histórica. John Maloof se inspiró para recoger su cámara, apuntar, disparar y documentar la ciudad de la manera que tenía este fotógrafo. La fotografía se convirtió en una nueva pasión y se convirtió en fotógrafo.

Si avanzamos un año más tarde, la forma de apuntar y disparar de John Maloof se ha había ido de largo y está en las calles con Rolleiflex, al igual que le sucediera a Vivian Maier. Para entonces, se había encargado de tomar un curso intensivo de fotografía para recoger lo que pudiera sobre su historia.

John Maloof creó un cuarto oscuro en su ático y se dispuso a aprender el proceso de impresión y desarrollo de la película. John Maloof se avergonzó de admitir esto a los demás al principio, pero se había obsesionado con la obra de Vivian Maier, y se había propuesto reconstruir su archivo.

A lo largo de un año, John logró conseguir cerca del 90% de su trabajo y el de los otros compradores en la subasta original, para acumular una colección de 100,000 a 150,000 negativos, más de 3,000 copias, cientos de rollos de películas, películas caseras, audio Entrevistas en cinta, y varios otros artículos. Otro coleccionista, Jeff Goldstein, logró salvar el resto.

Después de crear un blog mostrando unas 100 fotos de su trabajo que nadie visitó durante meses, publicó una discusión en Flickr para el grupo HCSP, y la respuesta y el tráfico fue abrumador. Desde entonces, ha estado en un horario continuo y sin parar de archivar, promover y preservar el trabajo de Vivian Maier.

 

INVESTIGACIÓN
Gracias a una de las familias que vivía en Chicago durante diecisiete años, John fue capaz de adquirir artículos en sus dos (llenos) armarios de almacenamiento de pertenencias personales que iban a ser arrojados a la basura. La mayor parte de lo que estaba lleno en estas dos unidades era una colección gigante de varios objetos encontrados, tales como latas de pintura triturada, espigas de ferrocarril, etc…, pero entre todos ellos intercalados entre el desorden, eran cientos de rollos de película en color y nuevas pistas que llevarían la investigación en nuevas direcciones.

Material que compró en la subasta

 

Vista de pájaro del material comprado en la subasta

 

Fotos, recibos y facturas que tenía Vivian Maier

 

Lo más prometedor eran las pilas de papeles. Había hordas de periódicos. Vivian Maier guardaba artículos de periódicos, los organizaba en mangas de plástico y los guardaba en carpetas atascadas cuidadosamente embaladas en cajas. Había cientos de carpetas de recortes de periódico en sus pertenencias. También había una colección de correo. Mientras que parte de ella que se le había dirigido, había también una cantidad sustancial de correo que era de otros con los que había vivido. A través de la información de John y su socio de investigación, Anthony Rydzon, recogidos de estas probabilidades y extremos, fueron capaces de reunir suficiente información para investigar Vivian y crear un cronograma minucioso de su vida.

Cajas almacenadas de Vivian Maier

 

Material clasificado de Vivian Maier

 

Recortes de periódico que tenía Vivian Maier

 

Qué cámaras utilizo Vivian Maier, pues la primera cámara de Vivian Maier, como ya comentamos anteriormente fue una modesta cámara de caja Kodak Brownie con una velocidad de obturación, sin apertura y control de enfoque. En 1952 compró su primera cámara Rolleiflex. A lo largo de su carrera utilizó Rolleiflex 3.5T, Rolleiflex 3.5F, Rolleiflex 2.8C, Rolleiflex Automat y otros. Más tarde también utilizó una Leica IIIc, una Ihagee Exakta, una Zeiss Contarex y otras cámaras SLR.

 

Qué película utilizó Vivian Maier, sobre todo Kodak Tri-X y Ektachrome película.

 

Si te preguntas finalmente cuántos negativos se han descubierto de Vivian Maier, te podemos decir que alrededor de 100.000 negativos y diapositivas. Todo el archivo negativo y de diapositivas de Vivian Maier ha sido digitalizado como hojas de contacto digitales. Una selección de fotografías ha sido escaneada en alta resolución y se siguen haciendo escaneos de alta resolución del trabajo de esta fantástica fotógrafa.

Cuenta John Maloof que el legado de Vivian Maier había dejado eran alrededor de 2.000 rollos en blanco y negro sin desenrollar, los cuales procesaron y escanearon todos ellos por archivistas profesionales. La química y los tiempos de desarrollo tenían que ser descubiertos para estos viejos rollos. Los resultados fueron sobre todo muy exitosos. Sin embargo, debido al envejecimiento y las condiciones que se almacenaron durante décadas, la niebla fue un problema para un pequeño número de rollos.

Hay alrededor de 700 rollos de color Ektachrome película de 35 mm que todavía no hemos procesado. Esta película se almacena en un refrigerador hasta que se desenrollen.

Y como no podía ser de otra forma, aquí os dejamos un ramillete muy pequeño del inmenso arsenal de negativos de Vivian Maier, una fantástica fotógrafa, y digo precisamente que nos dejo a todos, si bien parece que no quiso durante toda su vida que nadie lo supiera o que incluso lo vieran. Gracias a John Maloof hemos podido disfrutar de él y seguro que seguiremos en un futuro disfrutando con las nuevas fotografías que digitalice.

 

 

 

Si alguno está interesado en ver el vídeo completo sobre Vivian Maier, en inglés, pero subtitulado en castellano aquí lo tiene.

Un saludo

www.vivianmaier.com