Los retratos no son sólo fotografías de rostros de personas.

dsc_0037-copia

Los retratos son una fotografía de la personalidad, del alma de una persona, deben ser un reflejo de lo que alguien es, de lo que hace, de cómo piensa, de cómo vive.

Por todo esto, el retrato es una de las formas de fotografías más complicadas, profundas y personales, y es sumamente difícil conseguir un retrato que llegue a tocar el alma del espectador, y que consiga conectar con la persona retratada.

Algunos consejos básicos para conseguir un mejor retrato son:
– Consigue las primeras miradas a la cámara, son las más espontáneas.
– No hagas fotos de carnet, sé creativo e intenta mostrar a la persona, no su cara.
– Busca un modo de presentar su entorno de una forma sutil, pero apreciable.
– Intenta enseñas quién es la persona, debes buscar un modo de dar a conocer a quien retratas con una imagen.
– Captura los momentos en los que el modelo no está atento a la cámara, es cuando captas realmente la personalidad.

Y por si necesitas una ayudita técnica, te dejo unos consejos sobre cómo mejorar tu técnica:
– Enfoca a los ojos: Un clásico, los ojos son el modo de conexión más rápido entre la persona retratada y el espectador.
– Ilumina al modelo y al fondo por separado, para dar más sensación de profundidad.
– Difumina la luz para suavizar la piel.
– Iluminar desde atrás y adelante al modelo suele dar muy buenos resultados.
– No pienses que con un sólo flash no puedes hacer nada.
– Aprovecha la iluminación natural todo lo que puedas.

La lista es muchisimo mas larga espero poder ir aprendiendo y completandola.