Uno de los temas más complejos de dominar en la práctica fotográfica es el fotómetro. Saber interpretar su mecánica y tomar la decisión correcta de exposición en cada caso, es fundamental a la hora de obtener buenas fotografías.

Comenzaremos por tratar de entender cómo funciona un fotómetro. De hecho, vale la pena aclarar que el término no es exacto, ya que en realidad en fotografía no solemos medir la cantidad de luz existente en una escena, sino que utilizamos un dispositivo que a partir de la cantidad de luz nos aconseja o recomienda una determinada exposición en cámara; por lo tanto el nombre más correcto es el de exposímetro, aunque en la práctica diaria se ha difundido el nombre de fotómetro. Comprender esta diferencia nos ayuda a entender mejor su funcionamiento.

Todas las cámaras disponen de un fotómetro interno que mide la luz reflejada en la escena. Este fotómetro permite a la cámara calcular una exposición correcta.

Sin embargo el fotómetro de la cámara no es el más exacto, y para cierto tipo de fotografía se utilizan fotómetros de mano o fotómetros externos. Con ellos podemos medir la luz de forma más exacta.

Al presionar el botón de enfoque de nuestra cámara digital, la medición se hará en el lugar donde estamos “apuntando“. El valor arrojado será de “xEV (Exposure Value, del inglés, “Valor de Exposición“).

Según el tipo de cámara que utilicemos podremos cambiar o no el tipo de medición, en el caso de las cámaras réflex (SLR o DSLR) el fotómetro tiene varios modos.

Ejemplo de exposición

En estas tres fotos tenemos un ejemplo claro de los problemas de medición.

Foto 1 la exposición correcta para las luces. El cielo, la pared iluminada y el suelo iluminado tienen una exposición correcta mientras las zonas sombrías quedan oscuras.

Foto 2 La exposición es correcta para las sombras. Aunque la foto sea pequeña podemos apreciar como hay detalle hasta el fondo, en la zona mas sombría. Pero las luces que antes teníamos bien ahora están totalmente quemadas.

Foto 3 El compromiso. Luces ligeramente sobre expuestas, sin llegar a estar quemadas y sombras un poco sobrepuestas pero conservando el detalle.

MEDICIÓN PUNTUAL (Spot)
Es el modo “clásico” de medición de fotómetros o exposímetros TTL. La medición de la luz, se realiza en el centro, en una zona cuyo tamaño abarca aproximadamente, 3 % de la escena. El resto de la escena no se mide. La medición tipo “parcial“, es una variación de esta, creada por Canon, con un área mayor de medición, que suele estar del 6% al 9% de la escena.

Medición Puntual

Ventajas: Tomar diferentes mediciones en distintos puntos de la escena y calcular por nosotros mismos, la exposición correcta.

Desventajas: Si no “apuntamos” al lugar adecuado, la medición puede ser errónea.

Situaciones concretas: Escenas muy difíciles, con mucha variación de luz o con áreas claras u oscuras especialmente dominantes, contraluces, puestas de sol algo intensas todavía, etc…. Cuando nos interesa resaltar específicamente el tono de piel de un sujeto.

En definitiva, este sistema sería el mas recomendable (aunque no disponible en todos los modelos de cámaras) ya que nos permite tener un mayor control sobre el fotómetro de nuestra cámara.

MEDICIÓN PARCIAL (Partial)
Este modo de medición es similar a la medición puntual, pero cubre un área ligeramente más grande, sólo la lectura en forma de cruz central de cinco zonas de medición (aproximadamente el 10% de la imagen total de la superficie). Este modo funcionará bien con temas que tienen un contraste extremo, y/o cuando no quieras que una parte de la toma “confunda” al fotómetro.

Medición Parcial

MEDICIÓN PONDERADA AL CENTRO (Center-Weighted Average)
La medición se hace con prioridad a la zona central y a continuación, realiza un promedio del resto de la escena. Es la más adecuada cuando creemos que la puntual puede limitarnos especialmente. Es el habitual por defecto en las cámaras digitales.

Medició Ponderada

Situaciones concretas:

Macrofotografía: Para cuando fotografiamos un motivo sin estar interesados en como puede afectar a la exposición la luminosidad del fondo de la escena.

Luces de Navidad: Cuando hay fuertes contrastes de luz, localizamos un punto equilibrado lumínicamente (en este caso, hay que compensar a -1 o -2 diafragmas para evitar una sobreexposición con pérdida de color).

Retratos: Es el más adecuado.

Posición del motivo: Cuando el sujeto se encuentra en una zona muy centralizada ocupando una gran área de la escena.

MEDICIÓN EVALUATIVA O MATRICIAL (Evaluative)
Nace en 1983 a través del modelo “FA” de Nikon. Éste presenta el sistema AMP (Advance Multi Pattern). Este sistema se basa en una “matriz” que posee uno o varios sensores, que dividen la escena en varios segmentos, deduciendo la luz que hay en cada uno de ellos. El procesador integrado calcula el promedio de todos los segmentos, infiriendo la medición total.

Las zonas más oscuras de color rojo indican las zonas donde el énfasis se da la mayoría de medición en el área de la imagen en general. Las áreas blancas indican que no se miden en absoluto (visor es simulada sólo de referencia; visor de la cámara real puede ser diferente según el modelo).

Medición Evaluativa

Desventajas: No es válido para escenarios con fuerte contraste de tonos claros y oscuros.

Situaciones Concretas: Paisajes (Espacios amplios donde no haya tonos más intensos que otros).

MEDICIÓN MATRICIAL DEL TIPO 3D.
Sistema utilizado en cámaras Nikon, que disponen de un procesador complejo que compara la información procedente de los segmentos con un banco de imágenes de escenas similares que guarda en memoria, decantándose por el más parecido a la escena fotografiada. Este procesador mide, evalúa y expone con una fiabilidad superior a los otros sistemas, que sólo son válidos cuando las escenas promedian un 18 % de reflectancia (escenas en las que no se refleja el 18% de la luz), que es el valor con el que están calibradas las cámaras.

Sistema de Medición 3D de Nikon

 

Ventajas: Suele estar especialmente recomendado, sobre todo el del sistema 3D, por su alta fiabilidad.

Desventajas: A veces es necesario compensar de 2/3 EV, arriba o abajo.

Para finalizar, decir que los sistemas evaluativo y Puntual son los únicos que suelo utilizar. Principalmente uso el modo puntual (por no decir casi siempre), y el sistema evaluativo cuando lo que necesito es velocidad y no puedo pararme demasiado.

Fuente: Alberto Claveira