Cuando se presentan oportunidades únicas no hay que dejarlas pasar y eso, precisamente, es lo que desde Xataka Foto han hecho en esta ocasión. Les ofrecieron probar una auténtica rara avisen el mundo de la fotografía, una óptica que algunos pensaban leyenda urbana pero que por fin se puede asegurar que es muy real. La estrella invitada es una de los pocos Canon 5200mm f14 que existen.

Como transportar esta reliquia resultaba más caro que desplazarse hasta él, tuvieron que hacer las maletas y volar hasta Makati (Filipinas), para poder probar el objetivo más inverosímil jamás creado. Su tamaño descomunal y sus 100 kgs de peso lo hacen un poco complicado de manejar. Mientras uno manejaba la cámara, dos se encargaban de enfocar y los tres restantes de intentar aguantar el peso a pulso.

 

 

Realmente no es un objetivo al uso, este Canon 5200mm f14 es una suerte de telescopio catadióptrico, diseñado para ser montado sobre una cámara. Como apuntan estos cinco privilegiados, decir que los telescopios catadióptricos son un híbrido reflector-refractor, que permiten la construcción de equipos más compactos. Con estos datos no es difícil intuir un origen militar o científico en los dos o tres que se construyeron hace ya varias décadas.

No está pintado de blanco, no lleva la línea roja y no está estabilizado, aunque apoyado sobre el suelo será necesario un huracán para provocar alguna trepidación. Lo más extraño a la hora de fotografiar con él es el sistema de filtros de densidad neutra que emplea para compensar la luz que entra por esa apertura única f14. Eso sí, es muy divertido de usar y poder fotografiar sujetos a 50 kms de distancia. Lo convierte en el mejor aliado de los fotógrafos más tímidos.

Os imagináis un “paparzzi” con uno de estos en un lugar super estratégico.