Belfast una ciudad donde todavía la violencia sigue después del «domingo sangriento» y las paredes reflejan la historia y el sufrimiento. Una pelea sin sentido que sigue hasta el día de hoy.